lunes, 29 de diciembre de 2014

Como si se pudiera esquivar una bala que ya te ha atravesado.


he venido a confesar
que una vez me enamoré
Me enamoré de una idea
de un concepto de amor
y lo sentí material
dentro del pecho
Lo sacaba a pasear orgullosa
para que todos pudieran ver
que fui yo la que atrapé al amor
que todos estaban buscando.
Después de eso, me enamoré
Me enamoré de verdad
de una carne y unos huesos
de las puntas de unos dedos
y por primera vez corrí hacia una casa
que no era la mía
hablé de paseos sin rumbo
que antes odiaba
disfruté de los abrazos en público
de las manos entrelazadas
y de una mirada tan rebosante
de amor del bueno
que no necesitaba de labios para declararse
Poco a poco,
Me arranqué la nostalgia del cerebro
 la planté en el estómago
y la aboné con esperanzas
y eché tanto de menos
tanto
tanto de menos
como para huir envuelta
en una nube de adrenalina
e instintos primarios
Como si se pudiera esquivar
una bala que ya te ha atravesado.
Y ahora que las canciones no hablan de nadie
ahora que ya es tarde
para llegar a ser una estrella de rock
o una buena noticia
empiezo a entender
que queremos siempre lo que no tenemos
incluso cuando no lo merecemos
porque odiamos asumir las consecuencias
y decimos eh, me dejé llevar por lo que sentía
como si el corazón nos eximiera de la culpa
Como si se pudiera justificar un daño ajeno
con un placer propio
rollo ojo por ojo,
pero con un ciego en lugar de dos tuertos.
Ahora que sé
que prefiero destrozarte a mentirte
te colocaría de frente
y aunque no fuera capaz de mirarte
te susurraría bajito
que si pudiera volver atrás

me equivocaría otra vez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario