jueves, 5 de junio de 2014

Aspirante a corazón de colibrí

Imagina un corazón
que late quinientas veces
en sólo un minuto.

Imagina que lo tienes dentro
y bombea lo que sientes
en un solo minuto
quinientas veces

Imagina un corazón
que se sale por la boca
que siente, bombea y suelta
que no se guarda las gracias
ni los secretos
ni las miserias

Y ahora escucha, colibrí,
no te dejes nada en el tintero
libera el lastre, sal a volar
no temas al viento
que el que siente y se calla
anclando sus garras al suelo
no es un ave,
no es persona:
está muerto.