lunes, 5 de agosto de 2013

Suspira la cerveza por la espuma de tus olas.

Era Agosto, como ahora.
Dos sonrisas, sabor a sal.
Todavía hay locos que se encaprichan de estrellas fugaces;
la mía, 
igual de efímera 
pero de mar.
¿Que cómo era?
Transitoriamente especial.
Tenía a Bob Dylan en un altar,
una novela en servilletas de bar
fumaba deprisa
bailaba fatal
pero hacía vibrar hasta la lumbre de las farolas.
con esa pasión que le acompañaba hasta a comprar el pan
esa mente abarrotada de sueños baratos, para poder tener más.
¿Que cómo fue?
Primavera estival
salto mortal
complicidad furtiva.
Billete de ida 
a callejón sin salida.
Unos borrachos
sendos pulmones color asfalto
desgastando las esquinas, los portales, los lavabos.
Un rastro de despedidas infinitas
colgadas siempre del penúltimo abrazo.
Hagamos un trato:
no me olvidas si no vacías
la arena de tus zapatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario