lunes, 5 de agosto de 2013

Suspira la cerveza por la espuma de tus olas.

Era Agosto, como ahora.
Dos sonrisas, sabor a sal.
Todavía hay locos que se encaprichan de estrellas fugaces;
la mía, 
igual de efímera 
pero de mar.
¿Que cómo era?
Transitoriamente especial.
Tenía a Bob Dylan en un altar,
una novela en servilletas de bar
fumaba deprisa
bailaba fatal
pero hacía vibrar hasta la lumbre de las farolas.
con esa pasión que le acompañaba hasta a comprar el pan
esa mente abarrotada de sueños baratos, para poder tener más.
¿Que cómo fue?
Primavera estival
salto mortal
complicidad furtiva.
Billete de ida 
a callejón sin salida.
Unos borrachos
sendos pulmones color asfalto
desgastando las esquinas, los portales, los lavabos.
Un rastro de despedidas infinitas
colgadas siempre del penúltimo abrazo.
Hagamos un trato:
no me olvidas si no vacías
la arena de tus zapatos.

jueves, 1 de agosto de 2013

Autopsia del olvido.

Dices que has vuelto, pero para mí nunca te fuiste.
No es que te sienta conmigo; 
he aprendido a sentir sin ti.
Tu ausencia ya no emborrona mis noches de fiesta,
mis llamadas de las seis las reciben otros, y no les molesta
y también me abrazan y huelen bien.
He vuelto a marcar yo el compás de mi respiración,
mis latidos se cuelgan de cualquier idiota que sepa amanecer
sin amenazar la libertad que me escondías.

Ya es tarde para empezar a mentirte
no todo es azul estos días;
aunque sintonizo con todos
nunca suena mi canción favorita.
Mis defectos ya son queribles.
He perdido el miedo y créeme, es terrible
no tener nada tan importante
como para temerle;
nadie con quien temblar. 
Suspirar sin tus manos despeinándome,
despreocupándome,
desintegrándome.
Así sobrevivías tú,
aliviando mis delirios
y cargándome tu cruz.

Ponme en una balanza
a ver qué sale.

No sé
es como si los dos árboles que me dan de comer
estuvieran prohibidos
o quizás el tuyo envenenado
y el otro alimento de los rayos.

Joder, sabes de sobra
que aunque acabe comiendo del otro
siempre descanso bajo tu sombra.

Nadie elige y a nadie asombra
que se trate de otra guerra de vencidos.
Vuelvo a confundir tus recuerdos con los míos
por no tener, no tengo ni versión
y por suerte, la autopsia de este olvido
habla claro por los dos.