lunes, 29 de abril de 2013

A B CES.


Buscarte entre versos, vasos, besos,
y al final verte.
Desvistiéndote.
Como bailando entre vicios baratos.

Ahora dices que duele devorarme,
pero tus dedos dudan
entre dirigirse al duelo
o danzar otros diez años con mis diablos.

Andamos torpes un triste tramo
que no termina, que se traba.
Yo trato de buscar trincheras
contra tantos temores
mientras tú, trastocado temerario,
buscas a tientas tu tumba.

Tu crueldad contiene la carga
de caricias caducadas
que quieren clavarse en otros cuerpos.
Corazón, la culpa no cura.
El calmado crepitar te consume.
Y caes.

1 comentario:

  1. Queremos borrar otras caricias en cuerpos de otros y al final, acabamos cayendo sin frenos al vacío.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar