martes, 5 de marzo de 2013

Instrucciones para ser feliz bajo la lluvia.


Rompe el paraguas y sal a la calle.
Oblígate a fumar un rato 
al abrigo de un portal,
y observa.

Hasta entender las ojeras de las madres,
como curvas gemelas de su sonrisa.
La forma de transformar sus manías
en prisas, bajo el maquillaje
que regalan al aire con sus suspiros.


Atento a los que comparten refugio,
y la mirada cómplice del que sabe
dotar sus besos en la comisura del codo
de más deseo que el que puede provocar
el roce de vuestras lenguas en cada esquina.

Admira a la gente que duerme en bus
exhaustos de tanto probarse sueños
como si este mundo no fuera de su talla,
buscando en cada parada un recuerdo
por el que seguir despierto valga la pena.

No sé qué ves en la lluvia
pero yo encuentro mi alivio:
cada día
 me cruzo con vidas
que se dejan versar

No hay comentarios:

Publicar un comentario