miércoles, 9 de enero de 2013

Placeres pendientes.

"Déjame beberme tu tierna voz
en nuestro París con forma de cama.
Aunque no llueva, mojémonos
que mi cuerpo arde en llamas si me tocas.
Porque tú si que eres poesía.
Y esa manera tuya de quererme y ser mía
(deja que tu almohada te hable de mí)
Me has acostumbrado a vivir entre clínex 
y tanguitas rosas.

Y ahora solo quiero comerme tu ombligo 

mientras Chaouen se funde con un par de gemidos. 
Mi yo más preciado,
deseo tu nombre,
placer tu apellido..."


Me deja sin verbos tu risa gastada
de mirarnos las caras
en más de un precipicio.
No es que ame al abismo
lo nuestro tan solo
es cuestión de ganas

Jode al invierno con tu calor

contradice al sol que anuncia la mañana.
prestame un rato tus zapatos
que verte por dentro no me asusta
y si lo prefieres, lo hacemos a oscuras
mientras que se come de envidia la luna
(No me dejes sola, que no sé existir)

Eres del pasado, pero para mí

nunca pasas de moda...

(Escribir a medias, eso sí que es amor.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario