martes, 1 de enero de 2013

2013


Qué pena que tenga que llegar un nuevo año a decir por nosotros lo que no nos atrevemos el resto de noches. Dejamos libres a esos "te necesito", salen disparados los "no puedo más". Y lo veo por la calle, de camino a tu vida. Y fumo bajo la lluvia para sentir que nada puede consumir estas ganas de morir por lo que merece la pena.
Vencorre, y tradúceme todas esos mensajes que hablan de brindis y suerte absurda, en un abrazo que no alivia sino aumenta las ganas de compartir mis fracasos contigo.
Que no hay mayor felicidad
que empezar el año contándote
 que lo mejor de 2012
 me lo has dado tú.


No hay comentarios:

Publicar un comentario